Evaluación de Impacto Ambiental

La identificación y evaluación previa de los potenciales impactos ambientales de un proyecto y la proposición de medidas para prevenir, minimizar, controlar o compensar esos impactos, teniendo en vista el atendimiento de las exigencias legales y subsidiar técnicamente a los tomadores de decisión, constituyen los principales objetivos de un Estudio de Impacto Socio-Ambiental (EISA), que son adoptados por lo CREFISAM (Centro de Referencia de Impactos Socioambientales).

La implantación de una obra de infraestructura de gran porte produce alteraciones en el lugar de intervención que pueden afectar de manera positiva o negativa la calidad ambiental y la calidad de vida de las poblaciones humanas residentes en su área de influencia. El proceso de evaluación previa de los impactos ambientales de un emprendimiento, al utilizar informaciones, estudios, análisis y proyecciones de carácter científico, debe buscar la previsión, con el grado más grande de precisión, las ganancias y pérdidas ambientales potencialmente relacionadas a la futura implantación de un proyecto o actividad, en corto, medio y largo plazo.

Lo Centro de Referencia cuenta con un grupo de especialistas en EISA que utiliza metodologías consagradas de evaluación de impacto, basadas en la literatura técnica y en el estado del arte corriente a nivel internacional y nacional, así como en la experiencia adquirida por sus miembros en la elaboración de estudios de impacto ambiental, para licenciamiento de diferentes proyectos de infraestructura en la Argentina y en otros países, como proyectos de urbanización, proyectos agropecuarios, puertos, aeropuertos, autopistas, usinas hidroeléctricas y termoeléctricas, parques eólicos y solares, poliductos y líneas de transmisión, entre otros.

Además, otro punto importante es que este grupo de trabajo tiene como marco referencial los conceptos teóricos consagrados de evaluación de impactos ambientales acumulativos, basados en la literatura técnica y en el estado del arte corriente a nivel internacional.

.

EISA – Estudio de Impacto Socio-Ambiental

Los impactos ambientales acumulativos comenzaron a ser evaluados en el inicio de la década de 1970, como resultado de la ubicación de proyectos en áreas donde ya existían otros usos de la tierra. De esta forma queda evidente la relación estrecha que existe entre las proximidades espaciales y temporales de los proyectos vecinos.

La IAIA1 (1973), definió a los impactos cumulativos como el resultado de un efecto incremental de una acción, sumada a otra anterior, presente o futura. No final de 1990 se publicaron las primeras guías de evaluación de impactos ambientales acumulativos (CEQ y CEAA, 2015).

Por otro lado, la EPA (1999) definió a los impactos acumulativos como siendo aquellos resultantes de la interacción y superposición de efectos ambientales derivados de una o más acciones humanas a lo largo del tiempo y en un determinado espacio. La Asociación Internacional de Evaluación de Impactos Ambientales (IAIA, 2015) sugiere que el término está relacionado a los efectos agregados de acciones que producen impactos que se acumulan de forma incremental o en sinergia, a lo largo del tiempo y del espacio.

Sin embargo, estas aproximaciones tienen como base la evaluación de los impactos, en forma analítica y a través de la acción combinada, y la planificación, que optimiza la localización de las perturbaciones acumulativas sobre los ecosistemas.

Cabe agregar que, en la evaluación de impactos ambientales se identifican, en primer lugar, todas las acciones de planeamiento, construcción y operación del proyecto. En seguida, se determinan todas las características bióticas, abióticas y socioeconómicas del ambiente (componentes ambientales), donde incidirán las acciones del proyecto, produciendo los impactos ambientales potenciales.

Finalmente, los impactos acumulativos son aquellos que resultan de los efectos sucesivos, incrementales y/o combinados de una acción, proyecto o actividad, producidos por otras actividades pasadas, existentes o futuras (desde que razonablemente previsibles y mínimamente detalladas).

De esta forma, considerando el estado del arte sobre el tema y la visión de efectos acumulativos para elaborar la gestión territorial, se adoptó para este grupo de trabajo un abordaje que mezcla estos dos conceptos, además del uso de métodos de superposición de datos geocodificados, para obtener informaciones de sensibilidad paisajística.

Así, se admite que la mayor parte de los impactos acumulativos ocurren cuando hay “superposición espacial” como resultado de los impactos de diversas etapas de las actividades de los proyectos en los mismos componentes ambientales, y cuando hay “superposición temporal” de estos impactos en los mismos componentes, generado por diferentes acciones que se producen en un período de tiempo más corto, que la capacidad que tiene el componente ambiental para recuperarse (base del concepto de sostenibilidad).

1International Association for Impact Assessment:“Cumulative Impact: impact on the environment which results from the incremental impact of the action when added to other past, present, and reasonably foreseeable future actions regardless of what agency (federal or non-federal) or person undertake such other actions. Cumulative impacts can result from individually minor, but collectively significant, actions taking place over a period of time”.